El mueble, un ente evolutivo: La Antigüedad

Actualizado: sep 2

Nota del editor: Con esta entrada se da la bienvenida a Maurilio Batres Martínez, miembro colaborador de urbes.mx. Esta es la primera entrada en una serie donde se cubirrá la historia del mueble ¡Gracias y que la disfruten!


Tocador de una dama romana, Óleo de Juan Jímenez Martín | Museo del Prado

A través de la historia se han registrado innumerables eventos de decadencia y resurgimiento del ser humano, mismos que le han permitido obtener procesos evolutivos y de aprendizaje en varias áreas para su desarrollo.


Como era de esperarse, las artes no serían un gremio que escaparía de estas condiciones inherentes a la evolución, sobre todo, teniendo en consideración que estas expresiones artísticas acompañarían a la especie humana desde sus inicios. Las grandes Civilizaciones e Imperios no se hicieron esperar, estableciendo cimientos y períodos clave que definirían a nuestra actual sociedad, en prácticamente todo el Mundo.


Ejemplo de mobiliario Grecoromano | Antiguedades Maestre

Hoy en día, resulta habitual usar enseres que den respuesta a nuestras necesidades y actividades diarias, y que, por si fuera poco, tienen el descaro de no sólo ser funcionales, sino también, de poseer valores estéticos y armónicos que nos cautivan a través de la vista, el tacto y las emociones; aprendimos a llamarles “mueble”, término que proviene del latín mobilis - “móvil”, es decir, que se pueden transportar. En la actualidad, el diseño del mueble goza de fascinantes tendencias, así como de una infinidad de gustos en su elección. Sin embargo, ¿Alguna vez te has preguntado de dónde vienen las concepciones de este arte?


Para entender un poco más de cerca este basto mundo del Mueble, será necesario viajar a través del tiempo y trasladarnos a un punto crucial en tres de las grandes civilizaciones antiguas: Egipto, Grecia y Roma.


Los egipcios, una civilización llena de enigmas y simbolismos, trazarían la directriz de varios de los muebles que hoy en día seguimos usando. Su Imperio, lleno de suntuosas dinastías, establecieron a través de los tiempos diferentes tipos de armado y ensamblado para sus tipos de muebles, que hoy les agradecemos: la Silla Plegable, el Taburete y el Lecho de reposo, siendo estos los más reconocidos. El tiempo transcurre, los asirios y persas toman también control y reproducción de lo ya establecido para seguir usando lo que los egipcios habían desarrollado y así germinar una herencia que los caracterizaría en conjunto.



Posteriormente, emerge una era de introspección, donde los Griegos harían gala del humanismo y su marcada tendencia al gusto por la belleza , principalmente la del Hombre, y ¿ Por qué no ? paralelamente también a la de su entorno ; A ellos les podemos referir el “Klismos” y el “Difros” que serían un par asientos con y sin respaldo respectivamente, incluso , la silla Klismos sigue siendo un referente de tendencias en el Diseño de Interior e Industrial bajo diferentes re interpretaciones del mismo. También les podemos agradecer la aportación de diseños de mesas, aparadores, arcas y nuevamente un Lecho de descanso.



Los griegos, fueron fuente de seducción para los Romanos, mismos que admiraban y anhelaban las concepciones artísticas de la Grecia Antigua, por tal motivo, raptaron todo en cuanto a Arte se tratase, ya que les significaba igual o más bello que para los propios griegos. Una vez poseídas las concepciones ajenas, no tardarían en aportar sus propias interpretaciones al arte del mueble, generando así un estilo Grecorromano, convirtiéndose en un invaluable testigo de esta transición, etapa mejor conocida como el Periodo Clásico. A los Romanos les adjudicamos muebles como: la Consola, los Trípodes, Candelabros, Arcones, el Kline, las Poltronas, Bancos, Taburetes Plegables, entre muchos otros más.



El Periodo Clásico se caracteriza por gestar los inicios de las concepciones en cuanto a ideologías, Arquitectura y arte se refiere, inmortalizándolos como una Era de Oro y siendo testigos de lo que muy probablemente nunca imaginaron iban a trascender. Sabemos que estas majestuosas civilizaciones tuvieron un final, sin embargo, su legado aún persistente pasaría por una serie de etapas donde sus bases serían retomadas o rechazadas por los diferentes estilos subsecuentes, dando paso a la Edad Media, la Edad Moderna y la Contemporánea, temas que abordaremos próximamente.

116 vistas