Kunsthaus Bregenz: Zumthor y la fenomenología Crítica

Para cambiar un poco de tema, les comparto un trabajo universitario sobre la fenomenología en la arquitectura


Fenomenología en la arquitectura

Investigación y análisis crítico del edificio Kunsthaus Bregenz


Figura 1: Vista exterior del conjunto. Fuente: Böhringer Friedrich

Información general del proyecto

  • Edificio: Kunsthaus Bregenz

  • Ubicación: Bregenz, Austria

  • Año de construcción: 1997

  • Arquitecto: Peter Zumthor

Contexto histórico


El conjunto surge de un concurso realizado en 1989, donde se pedía una galería

provincial convencional. La propuesta del arquitecto Peter Zumthor ganó,

destacándose la propuesta de una plaza como un espacio urbano abierto. El

edificio fue inaugurado en 1997, tras tres años de construcción. (EcuRed, 2014) Se

ubica en Bregenz, Austria.


Figura 2: Emplazamiento del conjunto (en negro) en Bregenz. Fuente:.kunsthaus-bregenz.at

Las exhibiciones en los museos cambian constantemente, el programa contempla

variadas exposiciones, frecuentemente el museo es ocupado por la obra de un

solo artista.


El conjunto se compone por dos edificios y una plaza. El edificio de mayor tamaño

alberga las exhibiciones, mientras que el segundo acoge el café y algunos

servicios. Entre estos se ubica una plaza, misma que es aprovechada por el café

del museo para tener mesas donde pueden consumir sus comensales.

La estructura del edificio de museo se apoya sobre tres muros de concreto,

mismo que esconden las circulaciones verticales del espacio interior de

exhibición. (archdaily, 2011)

Figura 3,4 y 5: Geometrales del edificio. Fuente:.kunsthaus-bregenz.at

La estructura de acero que sostiene a la fachada es independiente de la del

edificio (que es de concreto). De manera que esta no tiene la función de

soportarse más que a si misma, siendo ligera y posibilitando el uso extensivo de

cristal por toda su superficie (Abache, 2011).


Figura 6: Fachada exterior del edificio. Fuente:.William en Flickr

Las posibilidades y condiciones del museo han facilitado la exposición de diversos

artistas, mismo que son conscientes de las peculiaridades del espacio, muy

distinto a muchos otros museos.


Figura 7: The meditated motion. Fuente: Redesign Magazine

Descripción y observaciones del caso de estudio


¿Es acaso posible imaginar los objetos sin luz? (Zumthor, 2017)p.92

El edificio tiene una relación íntima con los efectos de la luz en sus fachadas,

dejando en segundo plano los valores espaciales o estructurales (Frampton,

2008). Se plantea una doble fachada casi similar hacia el interior y exterior. Esta

se genera con cristal opaco. El efecto generado en el interior es una luz dispersa

y regular, sin la proyección de sombras. Sin embargo, desde el exterior se puede

percibir parte del edificio, los sólidos y vacíos, las circulaciones verticales, pero

no mucho más que esto.


Los plafones asemejan a las fachadas, los cristales opacos acogen la luz natural

del exterior, pero también difuminan la luz artificial, efecto que, al interior, la

iluminación no se distingue mucho si proviene de la fachada o es cenital. El efecto

en el interior es similar al que logran otros museos con la luz indirecta.


Figura 8: Maqueta con la sección de fachada y plafón. Fuente:.kunsthaus-bregenz.at

En algunas secciones del edificio se utilizan persianas entre las dos fachadas,

siendo una manera de controlar el ingreso de la luz en ambos sentidos y dando

más control a la exposición, pudiendo utilizarse luz artificial. Esto ofrece una

mayor flexibilidad para los artistas en cuanto a la exposición de su trabajo.


Figura 9: Interior de las salas de exposición. Fuente: kunsthaus-bregenz.at

Podemos identificar que los efectos en la luz solo son posibles al utilizarse una

doble piel de cristal opaco. Esto permite regular y difuminar la luz, especialmente

las proyecciones de sombras. Es evidente este efecto al comparar las fotos

interiores con exteriores.


Figura 10: Vista exterior de noche. Fuente: Voralberg Tourismus

Emulación de efectos


Se realizó un pequeño objeto con el fin de simular los efectos de la doble fachada

del Kunsthaus. Dos recortes rectangulares de papel mantequilla fueron elegidos

para funcionar de manera similar al cristal opaco en la obra original debido a las

similitudes presentadas con el paso de la luz. Estos recortes se montaron en una

estructura de bloques de lego, generando un distanciamiento entre ambos.


Figura 11: Diseño final del dispositivo. Fuente: Propia

Habiéndose finalizado el diseño y ensamblaje del dispositivo, se prosiguió con las

pruebas y evidencias fotográficas con luz controlada. Se utilizó como set

fotográfico una mesa de superficie plastificada de manera que pudiera refractar

la luz como el concreto pulido en el edificio original.


Los resultados se pueden observar en las figuras X2, X4, X5, X6 y X7. Se han

agregado algunas anotaciones para explicar los fenómenos fenomenológicos

logrados.


Figura 12 y 13: Comparación de fotografía simulando la fachada interior y en el edificio original. Fuente: Propia y @andreanavroo en Instagram

Una de las principales cualidades del uso de doble cristal opaco es la

difuminación de las sombras con el paso de luz, generando un efecto similar a la

neblina, mismo que es señalado por Zumthor al hablar del proyecto:

Visto desde fuera, el edificio se asemeja a una lámpara. Absorbe la iluminación cambiante del cielo, la brumosa luz del lago, emana luz y color y, dependiendo del punto de vista, la hora del día y el clima, permite una vista de su vida interior.

Figura 14: Vista de la fachada en perspectiva. Fuente: propia

La poca definición de las siluetas se puede lograr con el uso de un doble panel de

cristal. Se podría decir que pareciera similar a una sombra que sale de la neblina

o bruma. En la figura X5 se puede observar cómo hay una alta definición de la

sombra proyectada en la primera piel de la fachada.


Figura 15: Vista superior de la fachada sin cerramiento. Fuente: propia

Otra característica relacionada con el uso de la doble piel de cristal opaco es el

paso regulado de la luz hacia el interior. Esto es similar hasta cierto punto a la

luz indirecta que puede reflejar un muro blanco, gesto arquitectónico observado

comúnmente en muchos museos de arte. Debido a la imposibilidad de la

existencia de objetos que proyecten su sombre en los muros (salvo en la planta

baja) se genera la posibilidad de una luz difusa y natural en los espacios

interiores.


Figura 16: Percepción de fachada interior con fuente de luz externa. Fuente: propia

Conclusión


La fenomenología como principio proyectual tiene grandes capacidades para

generar escenas arquitectónicas únicas e icónicas, especialmente sirviéndose de

la metáfora. El caso de la Kunsthaus nos demuestra como el museo se logra

convertir en un hito urbano y un excelente espacio para la exposición de arte, con

una conexión “mística” al contexto próximo al lago. Sin embargo, las capacidades

urbanas de la fenomenología parece que son limitadas, y Zumthor es consciente y

sensible de esta condición de su proyecto (mismo que también se puede calificar

como minimalista). Por lo tanto, nos aventuramos a decir que Zumthor divide el

programa en dos edificios y una plaza para solventar esta limitación. El vacío que

genera la plaza es aprovechado por el café y edificio de servicios, que este es

poco más que un volumen con un ritmo de llenos y vacíos, con una planta baja

permeable. Asimismo, la entrada peatonal (y único espacio permeable) del

edificio del museo de ubica en el “remate” de la plaza, de manera que esta se

pueda apropiar como cualquier otra plazoleta. Las otras fachadas del edificio de

exposición son más pobres, casi como muros ciegos, en estas el museo pasa a

ser un objeto u escultura para la ciudad.


Figura x6: Fachada norte del Kunsthaus Bregenz, aquí el edificio se percibe como objeto, sin interacción activa con la ciudad. Fuente: MULTIMEDIAFABRIK 360ty world

A pesar de esto, la fenomenología no ofrece la oportunidad de hacer hitos y

monumentos. Por otra parte, pequeños “gestos” fenomenológicos podrían

aprovecharse en tipologías más convencionales como la vivienda, pero la

fenomenología se utilizaría como un recurso más y no como el objetivo principal

del proyecto. Aunque está percepción de la condición fenomenológica puede que

tenga que ver con que los arquitectos que mejor han explotado estos fenómenos

también tengan mucho de minimalistas.


Finalmente, Zumthor logra cumplir el programa de la Kunsthaus, la edificación de

un hito y la creación de un espacio público. Por lo que prueba la validez de una

fenomenología minimalista (que también puede ser considerada como crítica)

para este proyecto en particular.


Bibliografía

Abache, L. (2011). Kunsthaus Bregenz, Austria. Obtenido de Galinsky:

http://www.galinsky.com/

archdaily. (27 de Enero de 2011). AD Classics: Kunsthaus Bregenz / Peter Zumthor.

Obtenido de archdaily: https://www.archdaily.com/

EcuRed. (5 de Abril de 2014). Museo de Arte de Bregenz. Obtenido de EcuRed:

https://www.ecured.cu/

Frampton, K. (2008). Historia Crítica de la Arquitectura Moderna. En K. Frampton,

Historia Crítica de la Arquitectura Moderna 4a edifición ampliada (págs.

374-380). Barcelona: Gustavo Gili.

Zumthor, P. (2017). Thinking Architecture. Basel: Birkhäuser.

46 vistas