Las bibliotecas en el siglo XXI

Actualizado: feb 18

¿Cómo ha cambiado la vocación de los espacios a lo largo del tiempo?


La figura de la biblioteca está vigente, aunque ha cambiado su programa | Seattle Magazine

Pensemos en la imagen de una biblioteca, en su arquitectura ¿Qué es lo primero que se nos viene a la mente? Probablemente nos imaginemos un recinto neoclásico con una atmósfera de formalidad (o quizá solo yo). Sin embargo, esta idea o concepción de la biblioteca difícilmente se relaciona con las nuevas y más recientes obras de este género.


Por ejemplo, veamos la Biblioteca Pública de Seattle. Este edificio es obra de Rem Koolhaas y su despacho OMA. Esta fue terminada en 2004 y se ha vuelto uno de los edificios más icónicos de Seattle.


Sus fachadas no tienen el carácter clásico de biblioteca, su forma tampoco. Sin embargo es quizá una de las bibliotecas con un mayor uso y apropiamiento de la sociedad.


Vista de la biblioteca pública de Seattle desde la calle ¿Qué parece que es? | History Link

La genialidad de esta obra se atribuye a su interpretación programa arquitectónico.


El programa arquitectónico es la "declaración de los locales y áreas de que se compondrá o se compone una edificación, definiendo la estructura espacial y su organización, así como la manera de agruparse de cada una de las áreas y locales , y la definición de los locales y áreas en sus dimensiones superficiales o análisis de áreas". (Mario Camacho Cardona. Diccionario de Arquitectura y Urbanismo)

Claramente lo podemos ver expresado en un diagrama que también es la misma sección del edificio.



Efectivamente esto es muy contrastante con la biblioteca "clásica" llena de libreros, con espacios para leer y quizá algunos cubículos de trabajo.


Podemos encontrar gran variedad de espacios, por ejemplo:


  • Auditorio

  • Salones de exposiciones

  • Tienda

  • Espacios de computadoras

  • Áreas de trabajo colaborativo

  • Espacios sociales

  • Cafetería

  • Zona de niños

  • Etcétera


El programa de las bibliotecas se ha complejizado | Spacefinder Seattle

Y todo esto sumado a los espacios "clásicos" de la biblioteca.


El resultado es un gran aprovechamiento del edificio. Un uso muy flexible. Incluso podríamos hablar que esto ha logrado una democratización de este equipamiento, que efectivamente se ha convertido en una extensión del espacio público (Esto es aún más útil en Seattle donde llueve constantemente).


En México también podemos encontrar un proceso similar. Desde mi experiencia puedo hablar de la remodelación y expansión de la biblioteca del ITESO. Aunque no se ha terminado, la primera parte ya está abierta.


La atmósfera de las bibliotecas se ha hecho más informal y abierta | ITESO

Hay espacios nuevos, como áreas de descanso, de colaboración (se puede platicar en voz alta), cubículos de trabajo, laboratorio de idiomas (ni idea de lo que es), algunos salones y oficinas. Además de mobiliario contemporáneo o trendy. El aumento de usuarios es notable, antes era difícil ver una ocupación total de los espacios, algo que ahora es casi constante.


¿Y Aguascalientes?


Existen algunas bibliotecas en la ciudad, incluso se han adoptado tecnologías y programas propios de la nueva concepción de la biblioteca. Sin embargo, la escala de estas sigue siendo reducida.


La biblioteca pública central bicentenario de Aguascalientes, se han integrado espacios para niños | biblioteca pública central bicentenario

Los programas más complejos y completos requieren grandes espacios. Por ejemplo, la Biblioteca Central de Seattle tiene 33,700m^2 de construcción. La biblioteca de ITESO tendrá poco más de 10,000 m^2 cuando esté finalizada (y eso que no contiene espacios grandes como auditorios).


Actualmente dudo que alguna de las bibliotecas públicas de la ciudad supere los 2,000 m^2. Quizá lo supere la de la UAA, pero no sigue siendo de tamaño reducido. Además no está muy integrada a la ciudad.


Fondo de Cultura Económica de Guadalajara, aunque es una librería, tiene espacios de exposición y es sede de algunas actividades como cuentacuentos | Héctor G.

Creo que debemos de pensar en una verdadera Biblioteca Pública Central en Aguascalientes. Quizá de una extensión menor (15,000-20,000m^2), pero con un programa y espacios adecuados.


Además esta debe de ser accesible para todos (cercana al centro y con varias rutas de camión). Hasta la podríamos considerar como un posible catalizador urbano, pues tendría un impacto significativo en su entorno.


La explanada del Centre Pompidou en París, este edificio a tenido un gran impacto en su entorno | Soul of America

Otro punto crucial es su gestión (quizá hasta más importante que la arquitectura misma). Lograr un apropiamiento (y por lo tanto cuidado) de los usuarios. Se me ocurren cuentacuentos, proyecciones de cine, conferencias, exposiciones, conciertos. Esto genera que se use en todo momento.


La arquitectura se tiene que adaptar también a los usos y costumbres | LJA

Pensemos en el impacto que puede tener en la urbe. Una verdadera democratización de la información. Una sociedad que aspira al conocimiento, más reflexiva, crítica y propositiva. Si eso queremos, tenemos que empezar con un espacio adecuado, que además logra cautivar a toda la ciudad.


¿Qué opinas de la transformación de las bibliotecas?¿Crees que se podría hacer un proyecto así en Aguascalientes?


44 vistas