¿Quién debería planear mí barrio? ¿Le Corbusier o doña Nanci la vecina?

Actualizado: 5 de sep de 2019

Una pequeña introducción a la gestión social del hábitat


Las teorías urbanas comúnmente olvidan a las personas, uno de los mayores errores que se han cometido en la planeación urbana

El mayor error que cometemos algunos los arquitectos es la deshumanización del espacio. Esto se manifiesta en nuestras obras, normalmente estas estarían contenidas dentro de su propia parcela y aunque tuvieran una incidencia en su contexto esta difícilmente sería catastrófica para la ciudad.


Muchos arquitectos a lo largo de la historia han desarrollado teorías urbanas y no por eso dejan de caer en el mismo error de la deshumanización del espacio, aunque en este caso se llega a manifestar en una escala urbana y por lo tanto las consecuencias son mayores.


Teorías urbanas


Al menos desde mi experiencia es fácil caer atraído con las ideas de teorías urbanas como las “Garden Cities” y “City Beautiful”. Al leer “Muerte y Vida de las grandes ciudades americanas” de Jane Jacobs, me ví confrontado con lo que creía cierto sin haberlo cuestionado con más detenimiento. Parece ser que no he sido el único en caer en lo romántico y positivista.


Brasilia fue concebida como un Utopía fiel a las ideas de planeación urbana moderna. El resultado fue más cercana a la distopía, aquí una de las calles y espacios públicos de dicha ciudad | Wikimedia Commons

La planeación urbana, al igual que la arquitectura debe de buscar producir el mejor proyecto para el usuario, en este caso los ciudadanos que habitan y usan los espacios urbanos. El diseño urbano se debe entender como un proceso flexible y dinámico, la ciudad siempre está en constante cambio. También debe de partir desde el entendimiento y aspiraciones de los ciudadanos y mediar con lo planes de desarrollo de los gobiernos. Nuestra planeación urbana no debería de desarrollarse a partir de modelos científicos, sino de sus habitantes.


La mayoría de las personas viven la ciudad sin teorizar sobre ella de la misma manera que lo hacen los arquitectos. Todos la sienten y perciben, por lo tanto, la conocen desde su experiencia. En sociedades donde hay gran uso del auto es sencillo que se pierda la escala humana, pues no tendría sentido en una sociedad autocentrista. Esto nos lleva a uno de los problemas de la aplicación de la gestión social del Hábitat: el poder y los intereses.


Una de las protestas en Nueva York liderada por Jane Jacobs, donde un grupo de vecinos defendieron su barrio de ser demolido para hacer espacio a una nueva autopista | CNU

La aplicación del urbanismo es resultado del uso de un poder y por lo mismo hay un

constante choque de intereses al momento de planear ciudades. Esto se refleja en todas la ciudades y países del mundo. Uno de los casos más notables es en los Estados Unidos, donde los lobbys son legales y se siguen construyendo autopistas sin parar.


Esto pasa a pesar del evidente fracaso de su modelo suburbano, se siguen anteponiendo los intereses de las grandes corporaciones (petroleras, automotores, etc…) y son estás las que rigen la planeación de la ciudad. También es difícil esperar mucho del ciudadano suburbano que solo percibe la megalópolis desde su auto y desconoce la escala urbana fuera de los centros comerciales.


Conclusiones


Entonces retomando las preguntas iniciales ¿Quién debería planear mí barrio? ¿Le

Corbusier o doña Nanci la vecina? La respuesta debería de ser doña Nanci, aunque bien hay que reconocer que la planeación debería de ser tarea de todo el barrio y sus autores. La ayuda de un arquitecto para materializarla es importante pero no es requerimiento. Esto lo podemos ver en asentamientos irregulares: escala humana, tejido social y apropiación del espacio público. Todo esto posible sin la intervención del arquitecto. Entonces debemos de retomar la planeación urbana para las personas y no para las corporaciones, como arquitectos solo cambiaremos de cliente.


Las organizaciones vecinales son fundamentales para el empoderamiento de ciudadanos | Noticias de Lobería

Referencias


Gehl, J. (2014). Ciudades para la gente. Conppenhaggen: Ediciones Infinito.

Jacobs, J. (1961). Muerte y vida de las grandes ciudades. Nueva York: Capitan Swing.

Vázquez, C. G. (2016). Teorías e historia de la ciudad contemporánea. Barcelona: Gustavo Gili.


Comentario en Ultra Noticias